Paseos Fluviales del Río Vencherque (SL-CU 07)

Fundación Turismo Cuenca
Fundación Turismo Cuenca

Paseos Fluviales del Río Vencherque (SL-CU 07)

El río Vencherque nace en la vecina localidad de San Martín de Boniches y se une a las aguas del río Cabriel a pocos kilómetros de regar las estrechas vegas de Villar del Humo.

La Serranía de Cuenca es una vasta extensión montañosa, escasamente poblada por el hombre. Esto ha permitido que la zona haya podido mantener un elevado valor paisajístico. Constituye un sector montañoso que, visto desde la periferia, forma un denso y tupido contrafuerte rocoso con ciertas dificultades de acceso pero, desde su interior, sorprende por sus amplias llanuras escasamente accidentadas, salvo por las profundas hoces que las cortan como un cuchillo, permitiendo ver sus entrañas.

http://www.senderosdecuenca.org/portals/111/descargas_senderos/fichas/SL_07_sierraBaja.pdf

Paseo Fluvial Vencherque 1
Longitud: 2,7 km.
Dificultad: fácil
Tiempo aproximado: 60 minutos.
Tipo: circular.
Cota máxima: 980 m. / Copta mínima: 950 m.

El recorrido está señalizado y preparado para la práctica del senderismo, pero su dificultad puede aumentar en función de diversos factores como la climatología, el estado del terreno, o la condición física del caminante. La información de la duración del recorrido estimado, se considera en marcha continua, sin detenerse. Por ello, tendremos que añadir mas tiempo en función de las paradas que realicemos para contemplar el paisaje, descansar, etc.

Sendero local de carácter circular que recorre la ribera del río Vencherque más cercana a la población. Se trata de un paseo fluvial por la cultura popular, aún muy vinculada al río y a la riqueza que genera.

El recorrido SL-CU 07 se encuentra bastante encajado, creando zonas de relieve irregular que dan lugar a un paraje natural de sorprendente belleza.

Junto al cauce del río se instala una extensa y copiosa vegetación de ribera, formada por nogales, sancos, chopos y espadañas que se disponen según sus necesidades y requerimientos del agua, y que nos acompañaran durante todo el recorrido, abriéndose tímidamente a pequeños huertos y terrenos de labor.

Esta abundante vegetación es capaz de dar cobijo a numerosas especies animales. A pequeños mamíferos como la ardilla roja y, sobre todo, a numerosos pájaros que acuden al frescor del agua y a alimentarse de los innumerables invertebrados que se desarrollan a la vera del agua. Su comportamiento coherente y racional durante el recorrido, será un ejemplo a seguir.

Paseo Fluvial Vencherque 2
Longitud total: 2.184 m
Cota inicial: 930 m. / Cota final: 900 m.
Tiempo: 30 min. aproximados (sólo ida).

La senda discurre por la ribera del río Vencherque que atraviesa los pintorescos parajes conocidos como Hoces del Vencherque. El extremo oriental de la senda se sitúa en el acceso al Molino de la Hoz, desde el Camino de la Vega; y el extremo occidental, en el camino de la Hoya del Charco coincidiendo con el trazado de la Cañada Real del Reino.

Se inicia en el Camino de la Vega que, procedente del núcleo urbano de Villar del Humo, desciende hasta el río Vencherque en las proximidades de la carretera CUV-5014. Tras acceder a un abrigo rocoso, en la margen derecha, llegaremos en 100 m. al Molino de la Hoz por el trazado del antiguo canal. El molino, de propiedad privada, permanece cerrado mediante una empalizada de madera.
Continuando el camino y, tras cruzar la chopera, el río se encajona entre dos paredes de roca arenisca, que distinguiremos fácilmente por la coloración rosada y su composición de granos del tamaño de la arena. A partir de aquí la senda se convierte en una pasarela de madera elevada para evitar impactos sobre el medio acuático. El tramo de pasarela de madera tiene aproximadamente 220 m. y tras recorrerlo, salimos de la 1ª hoz del Vencherque.

En los siguientes metros del recorrido los muros de mampostería en seco y un canal de riego nos recuerdan la existencia de pequeños huertos, que, tras su abandono, hoy día están ocupados por vegetación arbustiva. Pasada esta zona podremos observar un cambio en la vegetación del entorno, ahora compuesta por romeros, coscojas, pino negral, sabina o bujes, que nos delatan un cambio en la composición del suelo, que ha pasado a ser calizo.

En este punto cruzamos el Barranco de Santa María por un paso de madera. Tras atravesar una chopera abandonamos la senda para subir por el camino de la rambla de Santa María, donde encontramos sabinas, bujes o romeros. A escasos metros aparece, a la izquierda, una senda marcada mediante balizas circulares. En este tramo podremos ver de nuevo pequeños huertos. Tras recorrer unos 350 m. un membrillo marca el inicio del paraje conocido como Fuente de las Hoces, adentrándonos en una pequeña chopera, junto a vegetación propia de ribera y restos de cultivos, como olivos, viñas o nogales.

A continuación entramos en la 2ª Hoz del Vencherque, donde veremos como la Fuente de la Gota surge de una chorrera en el propio abrigo rocoso, próxima a las ruinas de un antiguo molino.

Bajando por la senda y tras cruzar varios pasos de madera llegamos al Regajo del Asperón que atravesamos por una pasarela. Finalizamos el recorrido al llegar al hondo de Hornachos, donde el sendero cruza la vía pecuaria Cañada Real del Reino.

Vegetación de ribera
Los bosques de ribera constituyen una singularidad ambiental y paisajística dentro del territorio en el que se desarrollan. Dentro de las funciones que cumplen podemos destacar su papel protector frente a riadas, así como refugio de especies de fauna y flora y corredores ecológicos en los desplazamientos de las mismas.

Ha sido uno de los habitat más alterados por la acción humana, principalmente debido a la buena aptitud agraria de los terrenos próximos a los cauces.

En general, la primera banda de vegetación inmediata al cauce está compuesta por saucedas (especies del género Salix sspp), con gran capacidad de protección frente a las riadas.

En la segunda banda podemos encontrar choperas. En este caso corresponden a Populus x canadensis (especie exótica plantada por su rápido crecimiento), con arbustedas espinosas con gran número de especies (cornejos, majuelos, endrinos, aligustres, ...), y ejemplares sueltos de fresno.

En las zonas más umbrosas del recorrido, encajadas entre las hoces, se sumarán especies de carácter atlántico que aquí encuentran refugios, como varias especies de helechos o el serbal de los cazadores (Sorbus aucuparia).

Aves de ribera
La vegetación de ribera proporciona, tanto refugio como alimento, a un importante conjunto de aves. Durante el invierno, los frutos de las arbustedas constituyen un importante complemento a su dieta.

Dentro de las aves que podemos encontrar destacamos páridos (carbonero común, herrerillo común), currucas (capirotada, rabilarga, ...), mirlo común, lavanderas, escribano montesino, pinzón vulgar, jilgueros, chochín, ...

Pelirrojo: pajarillo de constitución rechoncha, sobre todo en invierno, cuando ahueca sus plumas para generar una capa de aire caliente interior. En su plumaje destaca la amplia mancha anaranjada que se extiende por la cara, la garganta y el pecho. Ave típicamente insectívora, que consume hormigas, escarabajos y arañas. En otoño e invierno completa su dieta con frutos de zarzas, endrinas, bayas del escaramujo, etc.   

Comentarios

/
Ver mapa completo